lunes, diciembre 04, 2006

Noveno dia. Despedida

Nueva York es la exuberancia de un mestizaje tan necesario como inevitable. Nueva York es el aroma a comida de toda procedencia impregnando las esquinas de la ciudad. Nueva York es la estela desvaída de color amarillo que dejan los taxis tras de sí. Nueva York es el vapor que emerge de repente del interior de una alcantarilla cualquiera (¿qué o quién lo provoca? ¿qué clase de monstruo oculta al mundo en sus entrañas esta ciudad?). Nueva York es un indigente desarrapado que despide un insoportable hedor agrio, y que empuja, vacilante, un carro de supermercado lleno de objetos inútiles mientras masculla una letanía inacabable de fracasos. Nueva York es una joven latina, menuda e indispensable, que se expresa indistintamente en ingles o español al otro lado del mostrador de todos los comercios de esta ciudad. Nueva York es un lecho de hojas vencidas que yace a los pies de un árbol de Central Park. Nueva York es una acogedora cafetería en el Soho en la que suena de fondo Tracy Chapman. Nueva York es una afro americana de belleza ofensiva que se desplaza con zancada felina por las anchas aceras, ataviada con chaqueta entallada y falda ajustada y corta, al final de la cual asoman unas piernas fibrosas del color del bronce, calzada con zapatillas deportivas que sustituye al llegar a su lugar de trabajo por unos elegantes zapatos negros. Nueva York es el espíritu de Rosa Parks, la primera mujer de color que se negó a ceder su asiento a un blanco, encarnada en una anciana de aspecto adorable y mirada afectuosa y el cabello encanecido que se sienta frente a mí en el autobús, y al poco se levanta con fatiga de su butaca, y antes de apearse le dirige a un extranjero una sonrisa entrañable a la vez que musita un imperceptible good night. Nueva York soy yo, estupefacto, felizmente perplejo, rendido de admiracion. Pero Nueva York es, por encima de todo, Pilar (ella y sólo ella, ¡cuánto amor concentrado en un solo ser!), que rodea con sus brazos mi cuello, y acerca los labios a mi oído y me susurra este reproche dulce: Y tu no querías venir...

Arcadio Garcia, Apple Center, barrio del Soho,
Lunes 4 de diciembre de 2006

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Arcavit eres único, genuino,
inimitable,.....no creo que nadie pueda hacerme sentir e imaginar NY de la manera que lo has hecho a lo largo de estos últimos días.

La lectura impaciente del blog es parte obligada e indispensable del día.

Gracias por ayudarnos a desconectar, aunque sólo sea por un rato, de la dura rutina diaria.


UN ABRAZO!!!
Sergi

manoli dijo...

maravillosa crónica de despedida. Y tú no querías ir...

besos,

Manoli

sra friky dijo...

Ya sabemos como es Arcadio, Pilar venga a montarle viajes de ensueño y él venga a quejarse. Luego es el primero que al llegar critica las fotos de Pilar porque no revelan la belleza del lugar visitado. Menos mal que Pilar es constante y decidida porque sinó nuestro viajero, se hubiera quedado en casa arropado con su manta. Ese miedo a que un bellezón de ébano lo pusiera mirando "pa" Utrera era más fuerte que él. Cuánto hubiera dado yo por encontrarme a ese bellezón de dos por dos. Bueno eso tendrá que esperar.
Creo que a la vuelta habrá que pedirles a nuestros viajeros que nos escriban una crónica resumen con todos los acontecimientos ocurridos. Supongo que a estas alturas sabrán que no nos conformaremos con menos en otro viaje. Nunca pensé que le sacaríamos tanto partido al blog de Arky. ¡¡¡Señores y señoras este matrimonio es una mina!!!
Pero..... todo llega a su fín y hoy es el último día, espero tal y como os contaba que ambos vuelvan, pero también espero que todos vosotros, los comentaristas, esteis presentes a la vuelta para seguir compartiendo esta magia.

Besos para mis niños y abrazos para todos los/las comentaristas.

Sra. Friky

Anónimo dijo...

Que os puedo decir, que al igual que los demás lectores de vuestras crónicas, me lo he pasado genial leyendo las peripecias vividas en New York.
Arcadio, en dos palabras IM-PRESIONANTE, creo que no hay persona que nos haya podido transmitir igual que tú lo que significa New York.
Aún tengo la imagen de ayer por la noche de Javi riendo encima de la cama con tus crónicas, imaginándote agotado por las largas caminatas, creyendo que todos los ciudadanos de New York estudian como segunda lengua el italiano, viendo a Pilar comiéndose esa Muffin, en definitiva, disfrutando un poco de lo que vosotros habeis vivido. Hemos llegado a la conclusión que no podemos dejar de visitar esa ciudad en cuanto podamos.

Os esperamos impacientes!

Un beso fuerte!

yoalda dijo...

Apoteosico final otras vez gracias por esta fantastica semana, gracias a Pilar sin ella esto no hubiere sido posible porque tú no querias....
ir.

pd. un saludo muy fuerte a todos es especial a los srs. de Friky

jose dijo...

Como no podia ser de otra manera, el final ha sido sublime, la guinda a este pastel gigante de semsaciones. Arcadio eres simplemente un genio (y Pilar tu musa, por supuesto).
Un beso y buen regreso, os esperamos.
Saludos para sr y sra friky y para las hermanitas de Arcadio.

Anónimo dijo...

Fantástica semana y final de escandalo..orgasmo total de felicidad....

Arcadio ha sido el perfecto actor para esta gran película pero no nos engañemos, ha tenido el mejor director que podía tener, Pilar.

Felicidades a los dos protagonistas y al resto de apasionados/as lectores/as...

albert

Arcadio dijo...

Gràcies maco, com m'agrada que hagis gaudit d'aquest viatge. Ens veiem aviat. Ja sóc a Mataro

manoli dijo...

Bueno, los chicos ya están por las españas, doy fe de ello que los he visto engullir dos o tres donuts esta mañana para desayunar. Les he preparado un desayuno lleno de porquerías dulces y grasientas para que no echaran de menos los de allí. Y aunque no traían hambre han comido como c....s. Es que todo se pega...

Manoli

berlinontheclouds dijo...

Simplemente genial.

Berlin