domingo, octubre 22, 2006

Claus & Reyes Magos



Se aproximan las navidades y pronto asistiremos, impotentes, al adorno de fachadas y balcones orladas con toda clase de palpitantes lucecitas que en algunos casos se diría ha diseñado un daltónico epiléptico, émulo o pariente directo de Ágata Ruiz de La Prada, al extremo de que algunos edificios semejan whiskerías de dudosa reputación en las que la nieve que abunda no guarda parecido alguno con el copo que caracteriza la blanca Navidad. Por si no fuera suficiente me temo que se repetirá, si cabe en mayor número, la estampa unánime de muñequitos Papá Noel trepando por las fachadas de los domicilios de toda Cataluña. Esa proliferación excesiva del dichoso títere de Santa Claus con ínfulas de escalador improvisado o de hombre araña en edad provecta que, de un tiempo a esta parte, experimentan las ciudades durante fecha tan señalada, sería motivo de gracia si no produjera náusea; patología, dolencia o mal que, como bien saben ustedes, nos aqueja o se manifiesta cuando hemos ingerido más de lo que nuestro organismo necesita o tolera. Le entran a uno deseos, mientras pasea ocioso por las calles de la ciudad transformada en un inmenso lupanar de carretera, de cargar encima con un rifle y practicar el tiro al Papá Noel. Reconozco que semejante individuo suscita en mí cierta ojeriza, quizá porque deploro la figura del arribista, del tipo que desea medrar a costa del sacrificio de otros, en este casos los Reyes Magos de Oriente, tres tipos bonachones y algo despistados —siempre me han causado esa impresión— a los que el gordinflón Nicolás pretende sustituir a cualquier precio sin tener en consideración la tradición que sustenta a semejante trío. Exportar símbolos de procedencia anglosajona para sustituir lo vernáculo debería tener un límite, siquiera moral o ético, que obligara a respetar determinados símbolos, figuras o tradiciones. Pero puesto que no es así, y la avanzadilla anglosajona, lejos de batirse en retirada, progresa a ritmo imparable, me tomo la libertad de lanzar una sugerencia a los Reyes Magos: Dejad vuestra ancestral probidad, la benevolencia ilimitada que os ha caracterizado desde tiempo inmemoriales no procede en tiempos desleales como estos, concentrad vuestra energía en hacerle la vida imposible a ese gordo colorao con apariencia de beodo encubierto y glotón desatado, cortad la soga por la que trepa y que se dé de bruces contra el asfalto. Perseguidlo sin descanso por azoteas y fachadas hasta que caiga de rodillas, exhausto y lanzado resuellos y arcadas por culpa de las opíparas cenas que, sospecho, se meterá el muy insensato entre pecho y espalda antes de cada reparto navideño. Amedrentadlo coño, que no se diga, sois tres contra uno, marcad vuestro terreno y dejadle claro quien manda en el barrio a ese santurrón de tres al cuarto con aspecto de pimiento de Padrón.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Por muy mal que quede pelearse en Navidad, estoy de acuerdo contigo de que toca plantarle cara al pimiento rojo.
Me ha encantado tu manifiesto a favor de los Reyes Magos.Maribel

Arcadio dijo...

Gracias cuñada.Unamos esfuerzos para desalogar al gordo colorao del lugar que nunca debería haber ocupado.

Anónimo dijo...

Otro voto para echar al gordo colorao de la faz de la tierra.

Pilar

manoli dijo...

Me uno a la propuesta!!!ABAJO PAPA NOEL, ARRIBA LOS REYES MAGOS!!!
Que el gordo colorao se meta los cuernos de su ciervo Rudolph por donde le quepan!!!! He dicho...
Manoli

manoli dijo...

...y que los reyes magos no se topen con el muro israelí de camino a belén, sino nos quedamos todos a dos velas estas navidades...

Arcadio dijo...

Ummmh... percibo cierta furia reprimida. Mantengamos la compostura chicas, que no se diga que nuestras discrepancias con el gordito Padrón excederan nuestra sensatez de personas civilizadas. Hijas, es que se os da manga ancha y vaya cómo os ponéis...desatadas.

Juana Gallo dijo...

Arcadio, hola

Jajaja, vaya provocador...
Y luego hay que atenerse a las consecuencias.

Hice unos cambios en mi blog, ahora es
bigoteprieto.blogspot.com
y firmo como Juana Gallo

Saludos virtuales desde el Caribe donde los santaclauses se asarían de calor con sus ridículos trajes... sin embargo los hay, los hay... nos invaden...

Daniel San dijo...

"Empty your mind, be formless. Shapeless, like water. If you put water into a cup, it becomes the cup. You put water into a bottle and it becomes the bottle. You put it in a teapot it becomes the teapot. Now, water can flow or it can crash. Be water my friend."

Seguramente una vez escuchadas atentamente estas palabras dejaria de querer ser Papa Noel para convertirse en otra cosa, lo que vengo a decir, que se adapte un poco que no está en EUA sino en la CEE, un poco de water my friend!

Anónimo dijo...

UE, lo de CEE está obsoleto como las cintas de cassette

berlinontheclouds dijo...

El dia que vayais de caza, avisadme, que yo llevo tiempo pensando en practicar el tiro al papanoeldeloscojonescolgaobocabajo.

Berlin