jueves, junio 21, 2007

Refugio




Las dos fotografías que encabezan esta entrada corresponden al piso nuevo que Pilar y yo estrenaremos en breve. Concretamente muestran alguna de las estanterías que albergarán nuestros libros. El piso, en realidad, todavía carece de los muebles de cocina, el lavabo está a medio hacer y el parquet, como se suele decir, brilla por su ausencia, pero lo que más urgía, lo realmente importante, el problema que cabía solucionar con mayor celeridad, el refugio donde descansarán los libros, va camino de solventarse.

8 comentarios:

yoalnda dijo...

adelante ya queda menos

Anónimo dijo...

tot i les critiques que tens al nou disseny, que per cert no comparteixo, amb aquest toc granatos és millor... ja avisarás quan tinguis la cuina feta i ens puguis convidar a sopar...jeje

Arcadio dijo...

Abans hauria de saber qui ets, tot i que ho sospito.

yolanda dijo...

Creo que esta unanimidad en el color negro, es objeto de una cierta nostalgia a esos días de invierno, en los que estabamos deseando poder tener un minuto para abrir este blog y leer aquellas cronicas de "nuestro" viaje a Nueva York.

jose dijo...

ya veo que lo primero es lo primero. Y en tu caso es sin lugar a dudas dar cabida a tus libros. He de confesar que la estanteria me gusta (aunque represente tirar piedras sobre mi tejado). Esta semana pasaba por allí y vi que ya teneis las ventanas. Animo que ya mismo estais quitando el polvo de la famosa estanteria.
Petonets

jose dijo...

Me ha sorprendido gratamente el cambio de diseño(pense que me habia equivocado de blog). Tiene mas luminosidad, es mas moderno, me gusta. Ademas como dice el lema "renovarse o morir".
Arcadio ¿has pensado lo que va a disfrutar el/la peque de la casa subiendo por esa estanteria, y pilar sufriendo porque no se caiga?.

Arcadio dijo...

Menos mal que a alguien le gusta el diseño. Gracias Jose.
Respecto a las estanterías, bueno, yo espero que el niño/a sea tan poco temerario como su padre y sólo le guste estarse en el sofá leyendo o viendo películas. Si le gustan tanto las alturas como a mí, no hará falta ni vigilarle.
También espero que le guste dormir tanto como a su madre. Podremos irnos tanquilamente al cine y a cenar, y cuando volvamos el niño estará en la misma postura en que lo dejamos.

Anónimo dijo...

Me encanta el dibujo de tu rostro, refleja con fiabilidad tu mirada. y esas estanterias para los libros son una maravilla, espaciosas y funcionales. Cuando os falte espacio podréis ubicar los libros en la bañera, en la encimera, el horno, aunque de vez en cuando se tuesten junto con el pollo...Formando la república independiente de los libros.
ernes.