jueves, enero 18, 2007

Docencia

Desde hace años anoto en una libreta el significado de las palabras desconocidas que encuentro a menudo en mis lecturas, y de tanto en tanto les hecho un vistazo para tratar de memorizarlas. Mientras lo hacía hoy he vuelto ha recordar la expresión Mayéutica, que es como se denomina, desde Sócrates, al arte con el que el maestro alienta en su discípulo aptitudes que éste posee sin saberlo. Se produce una curiosa casualidad, el hallazgo de la palabra coincide con un trabajo que debo presentar sobre la docencia y la disposición de alumno y profesor ante ella, circunstancia que últimamente ha sido tema de debate en los medios de comunicación a raíz de las agresiones sufridas por algunos profesores. A ese respecto tengo la percepción de que la exigencia a los alumnos ha disminuido alarmantemente y ha aumentado en cambio la permisividad, también pienso que la calidad de la enseñanza impartida, en cuanto a contenido, se ha diversificado en exceso al punto de que los alumnos poseen sólo ciertas nociones de temas de los que en realidad lo ignoran todo. En lo que atañe a los padres, la impresión es la de que el estado de bienestar alcanzado es tal que no están dispuestos a abandonarlo para concentrar la atención en sus hijos por más necesidad que haya, y por tanto se desentienden de su educación y delegan, unilateralmente, en los maestros, como si educarlos no fuese, como es, una obligación a un tiempo inseparable y legítima del hecho de ser padres.
Yo estoy a favor de una docencia en tanto en cuanto se produzca una relación cercana entre profesor y alumno como única forma de procurarse ambos un beneficio mutuo. El discípulo recibirá, como un presente de valor incalculable, el bagaje de sabiduría que posee el maestro, y éste, a su vez, obtendrá la inapreciable recompensa de renovar y fortalecer su vocación, tan alicaída ahora.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Estamos de acuerdo, pero que podemos esperar de una sociedad en la qua todos los valores se han perdido!!!
Recuerdo cuando hacía EGB y tenía un profesor que me daba todas las materias menos catalán, y vaya si le teniamos respeto y admiración.(Estas lineas son un homenaje a mi maestro don Antonio, porque cuando yo iba al cole eran maestros y dones)

Pilar

Manoli dijo...

Yo me pregunto cuántos niños habrán recibido para reyes la última playstation, o los últimos juegos de ordenador, y cuántos habrán recibido libros, o incluso juegos de entretenimiento en los que el resto de la familia participe, y todo su mundo no pase entorno a ellos y una pantalla.

Manoli

jose dijo...

Totalmente de acuerdo. Recuerdo la figura del profesor como un ser respetado y admirado, lleno de sabiduria. Hoy en cambio es objeto de burla y mofa por parte del alumnado, algo inadmisible y repudiable.
Por cierto ya vi la foto de nuestras respectivas niñas, muy guapas las dos.

yolanda dijo...

Como comprenderies desde mi posición de madre discrepo totalmente.
si bien es cierto, que el respeto hacia el profesorado no es el mismos que nuestro E.G.B. también es cierto que el sistema ahora implantado, tiene muchas carencias y quien esta pagando esto precisamente es el alumno. Vosotros sabeis que dentro de mi capacidad y de lo que se me ha permitido me he implicado en cosejos escolares, ampas y demas entidades, para poder estar lo mas cerca posible del entorno escolar de mis hijas (y como yo cientos de padres que conozco) hay un gran movimiento hoy en día de padres implicados en estas cosas que antes no existia. Como siempre tambien hay padres que utilizan el colegio de parkin, pero no somos todos. NECESITARÍA UN CENA CON VOSOTROS PARA PODER DAROS MAS ARGUMENTOS EN NUESTRA DEFENSA!!


PD. Y que me teneis que decir de la lucha que tienen las autonomías en educación, que si mas horas de catalán, que si mas historia de España....quien pagará a la larga todo eso?

manoli dijo...

claro, mírala ella!! Lo que quiere es que Pilar y yo nos la llevemos de cena para no dejar de hablar de sus dos retoños...Amos, hombre...

Manoli

Anónimo dijo...

Personalmente, creo que todos y cada uno de nosotros tiene razón en lo que dice...y no la tiene a la vez. Por desgracia, el hecho de que el sistema educativo de nuestro país tenga tantas carencias no es culpa de los alumnos, ni de los padres, ni de los maestros, ni de la escuela...sino que es culpa de algunos padres, algunos alumnos, algunos maestros, pero, ante todo, de nuestra economía y nuestro gobierno.
Es cierto que hay padres y madres que se desentienden totalmente de la educación de sus hijos, es cierto que hay alumnos/as que se dedican a imposibilitar que el maestro/a desarrolle su trabajo con normalidad, y también es cierto que hay maestros/as que se dedican a entrar en el aula y "soltar el rollo" sin recordar que la función principal de un maestro es contribuir de manera activa al desarrollo integral del niño/a.

Pero también son ciertas muchas otras cosas, como por ejemplo que...
- La inversión que hace nuestro país en educación es insuficiente, ya que el número de maestros no se corresponde para nada con el número de alumnos que hay actualmente en las aulas de nuestro país.
- La escuela intenta homogeneizar a todos los niños/as de una sociedad, sin tener en cuenta la diversidad cultural, las diferentes clases sociales y sobretodo, sin tener en cuenta las necesidades educativas de cada uno de los niños que se encuentran en un aula.
- El partido político que gobierna nuestro país, sea el que sea, siempre intenta manipular al colectivo social mediante cambios en la escuela, o leyes que se van modificando cada dos por tres, sin pararse a pensar en las consecuencias que puedan tener esos cambios sobre los niños/as.

Sinceramente, creo que todo esto y mucho más...es lo que genera el "mobbing", el fracaso escolar, la agresividad en las aulas, etc...etc...etc... Y que nos encontramos frente a un problema más serio de lo que creemos

Anónimo dijo...

Tranquilos, no hay porque preocuparse. El calentamiento global acabará con todo, la educación, los malos profesores, los alumnos rebeldes, los padres pasotas, los gobiernos nefastos, con todo, con toda la especie humana hacía el 2050 aproximadamente. Así que para que preocuparnos o en el más allá también hay que tener conocimientos???

Pilar.

Arcadio dijo...

Anónimo, no entiendo que problema puede deparar "homogeneizar" a los alumnos. ¿Crees acaso que es mejor crear tantas aulas y sistemas educativos en función de la procedencia de los alumnos? Es, a mi modo de ver y sin pretender ser alarmista, una forma de fomentar la diferencia, de alentar en los chavales, desde temprana edad, la diferencia, la exclusión, lo que irremediablemente desemboca en problemas raciales, y nada más ilustrativo como ejemplo que el caso de Alcorcón. Si es a eso a lo que te refieres.

Anónimo dijo...

El problema está en que la "homogeneización"(si se escribe así) que crea la escuela es falsa...Probablemente me he explicado mal.
No hay que crear aulas que separen a los alumnos según su procedencia, sino crear aulas de grupos más reducidos de alumnos, para que la atención del maestro sea más personalizada y el progreso del alumno sea más rápido. No hay que crear diferenciación entre unos alumnos y otros...y tampoco podemos incular en la escuela la cultura dominante de éste país e intentar homogeneizar a toda la población.
Una clase está formada por 30 alumnos más o menos. A estos 30 alumnos se les intenta inculcar la cultura dominante de nuestro país sin tener en cuenta que probablemente 5 de ellos proceden de una situación familiar y económica complicada, 6 acaban de llegar de otro país y no entienden nuestro idioma, y otros 9 tienen costumbres diferentes a las nuestras...
El sistema educativo actual obliga a todos los alumnos a que hagan los trabajos a ordenador (pero no todo el mundo puede tener en casa un ordenador), a que se examinen en catalán (pero no todo el mundo puede examinarse en catalán)y, en algunos casos, a que las niñas de origen árabe no puedan ir a clase con el pañuelo.
Creo que sigo sin explicarme muy bien,pero lo que quiero decir es que la obligación de la escuela es, como he dicho antes, contribuir al desarrollo del niño...y cuando digo "niño" incluyo al niño de clase alta, al de clase media, al de clase baja, al extranjero, al que tiene alguna discapacidad,etc...

Actualmente la escuela está consiguiendo un efecto contrario al pretendido. Por ejemplo, si intentas que un niño que ha crecido en un barrio marginal con unos padres que provienen de clase trabajadora escriba una redacción usando el mismo léxico y las mismas construcciones gramaticales que un niño que tiene un padre profesor y una madre escritora, y además utilices los mismos criterior de evaluación...solo conseguirás que ese niño se encuentre fuera de su "habitus", se sienta inferior y se genere una "violencia simbólica". La violencia simbólica es el impacto que le causa a un niño el hecho de que intentes excluirlo de su "habitus" .Esta violencia simbólica probablemente hará que el niño muestre pasividad en el aula y fracase a nivel escolar.

Arcadio dijo...

Anónimo, creo que te entiendo. Según tú, quizá lo más apropiado sea agrupar por aulas a los alumnos según sus aptitudes para el estudio, de manera que los que presenten mayor nivel no vean entorpecido su "ascenso" o mejora por los más rezagados. Creo, en todo caso, que es mejor hablar de aptitudes y no de procedencia, porque se puede dar el caso, y se da, de jóvenes con una inteligencia natural que han crecido en una familia humilde y, pregunto, ¿no será un estímulo para él encontrar en una clase gente con un talento similar? ¿No propiciará que las expectativas que se depositen en él queden defraudadas si se le situa en una clase de su mismo estrato social con compañeros por debajo de él?

Anónimo dijo...

Bueno...veo que he vuelto a explicarme mal. Esto de separar a los niños/as según sus aptitudes es lo más perjudicial que se les puede hacer (y que actualmente se les hace muy frecuentemente). No hay que separar a los alumnos según su procedencia, sus aptitudes o su clase social, sino todo lo contrario: los grupos-clase deben ser formados teniendo en cuenta únicamente la edad del niño y el nivel del desarrollo cognitivo en que se encuentran. Pero los grupos no deben ser numerosos, para que el maestro/a pueda atender a las necesidades educativas de cada alumno/a. Con esto conseguiríamos un correcto desarrollo para todos los niños que conviven en la sociedad (sin tener que separarlos según la etiqueta que lleven)y también podríamos hablar con propiedad del concepto de "integración" (concepto muy mal entendido actualmente).

Por último, quería hacer una aclaración respecto a una frase que he puesto en otro comentario:

"el hecho de que el sistema educativo de nuestro país tenga tantas carencias no es culpa de los alumnos, ni de los padres, ni de los maestros, ni de la escuela...sino que es culpa de algunos padres, algunos alumnos, algunos maestros, pero, ante todo, de nuestra economía y NUESTRO GOBIERNO".

Cuando hablo de nuestro gobierno, lo hago en términos generales...no importa cual sea el partido político gobernante, porqué éste, ya sea de derechas, de izquieras o de centro, siempre intentará tener de su parte a la institución escolar. Lo primero que hace un partido político cuando entra en el gobierno es proponer "mejoras" en el sistema educativo que le permitan, primero tener de su parte a los padres y madres de España preocupados por la educación de sus hijos y, segundo, inculcar su ideología política en los niños y niñas de todo el país (que casualmente son el futuro).