lunes, mayo 29, 2006

Expectativas


Decía Oscar Wilde que sólo los superficiales se conocen a sí mismos. Al hilo de esa ingeniosa reflexión me pregunto a menudo cuántas facetas de mí restarán aún por descubir, y, de haberlas, cuántas de ellas me sorprenderán satisfactoriamente y cuántas me depararán horror o sonrojo y decepción, y asimismo defraudaran o modificaran el parecer de quienes me conocen y poseen de mí una idea o imágen y se han elaborado un juicio susceptible de venirse abajo a la menor ocasión. Cómo satisfacer a todos por igual es tarea ardua y las más de las veces objetivo imposible de alcanzar, por más empeño que uno ponga en conseguirlo, y acaso lo mejor sea no decepcionarse a sí mismo como condición indispensable para no defraudar a los demás.

3 comentarios:

Juana Gallo dijo...

La madre de un amigo nos contaba que ella conocía mejor a su marido que a sí misma...
Una amiga, después de 13 años de psicoanálisis, apenas empezaba a conocerse..., decía.
Es muy interesante ir descubriendo cómo somos, por qué reaccionamos de tal o cual manera, nuestros gustos, los instintos... y aceptar cada una de las facetas que vamos descubriendo, sin temor... tal vez con asombro, divertidos, pero sin temor.
Y siguiendo la línea de Wilde, ¿entonces, entre más nos conocemos más superficiales nos volvemos ?

Anónimo dijo...

Quizá sí. No sé. No creo que nadie llegue a conecerse nunca del todo. Para que tal cosa sucediera debiera uno de experimentar toda clase de experiencias que nos pusieran en situación de reaccionar como nunca antes lo hemos hecho. Y en nuestra vida más bien anodina dificilmente nos sucederá algo extraordinario que modifique nuestra rutina.

Anónimo dijo...

Very pretty site! Keep working. thnx!
»