lunes, abril 24, 2006

El sufrimiento necesario



El escritor mexicano Sergio Pitol señaló en El arte de al fuga que "uno es una suma mermada por infinitas restas". Puesto que en infinidad de ocasiones se ha dicho y he leído que nada que se escriba desde un estado de felicidad absoluta o de tránsito a ella puede devenir alta literatura (en mejor ocasión devatiremos quién está facultado para aventurar qué es o deja de ser literatura) y en cambio se cree que las mejores obras pueden surgir a partir del dolor que una pérdida u otra forma de sufrimiento causa en su autor, he reflexionado a menudo sobre esa terrible paradoja que se da en los escritores, según la cual para concebir textos excepcionales (objetivo de escritor que se precie por más que insista en negarlo) es necesario padecer el desconsuelo de asistir a la muerte o la aflicción de aquellos a los que quieren y asimismo a los que no les une parentesco alguno pero cuyo dolor contemplan y necesitan como aliento para su inspiración.

8 comentarios:

Care dijo...

Ya estás enlazado, amigo. Anda, enlázanos con La tormenta en un vaso
(www.latormentaenunvaso.blogspot.com), os gustará. Besotes.

cristian dijo...

Arcadio,

Eres quién me parece? el estudio de Care, cada uno trayendo relatos, una vez viniste con uno de tu sobrina (creo) sobre una flor (me parece), dibujabas muy bien...

Te suena todo eso? Sí? Entonces eres quién me parece :) Me alegra encontrarte por aquí. Recibe un abrazo.

Si no eres tú. Me pondré a buscar. Es imposible que tanta cantidad de recuerdos sean falsos. Quiero decir, aquel Arcadio, las lecturas en el estudio de Care, la demás gente, la propia Care, existieron?

Arcadio dijo...

Si, en efecto, soy ese Arcadio al que te refieres y no sólo existí sino que continúo haciéndolo. Por favor, dame más datos para poder acordarme de tí, ahora mismo estoy en blanco, incapaz de identificarte, ha transcurrido tanto tiempo y han pasado tantas cosas. Cristian...Cristian..Cristian...ayúdame a recordarte...

cristian dijo...

Si que ha pasado tiempo sí. Ostia, la internet permite reencuentros :)

Buf, a ver cómo me recuerdo para que me recuerdes. Mmmm. Por ejemplo. En bastantes ocasiones -creo- mis textos los leía Care u otra persona porqué yo no podía (timidez extrema); la última vez que nos vimos fue en la celebración del 30 aniversario de Care; altura media-baja, no mucho pelo, nariz tirando a grande (el tópico respecto nariz-otra parte del cuerpo, sí, es cierto. Lo comento para volverme un ser de leyenda en este asunto) y no se me ocurre más.

Arcadio dijo...

No es suficiente, necesito más datos que no sean descripciones físicas, una conversación, una escena... algo así. ¿Eres de Mataró? ¿Dónde vives? ¿Acudías al taller literario de Care en Mataró? ¿De qué iban tus textos? Necesito algo más, haz memoria...

cristian dijo...

Arcadio, espero que comprendas la dificultad de averigüar los recuerdos de otro. Nos podemos pasar días. Tampoco tiene tanta importancia.

No te preocupes.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Por favor, no defallezcais en el intento de acordaros uno del otro..... incluso yo me siento intrigado !

salut !

Anónimo dijo...

Your are Excellent. And so is your site! Keep up the good work. Bookmarked.
»